Expandirse allende las fronteras es una opción al alcance de la mayoría de las empresas gracias a marketplaces como Amazon o Ebay, pero expandirse vía implantación, ya son palabras mayores. Requiere de cierto tamaño empresarial o, cuando menos, de cierta infraestructura y experiencia exportadora. Decidir el momento oportuno, seleccionar el país y elegir la forma en la que dar el salto al exterior requiere de un buen plan de internacionalización en el que se analicen en profundidad los pros y los contras. (Sigue leyendo en el Blog SOSPyme de Solunion)